A propósito

A nadie le gusta hablar de finales.

Y os preguntaréis a que viene esto… Y eso me pregunto yo cuando hacéis vuestros propósitos de año nuevo. Porque seamos sinceros, ¿cuántos de vosotros los habéis cumplido más allá del día 1 de enero del año X? Es así, poco a poco vamos asumiéndolo. Inventamos y construimos propósitos que caen por su propio peso… ¿pero a cuento de qué? A cuento de que a nadie le gusta hablar de finales.

¿A cuántos de vosotros os gusta hablar del final de una relación? ¿Del final del verano? ¿Del final de la vida? ¿Del final de una amistad? Casi nunca estamos preparados o simplemente no estamos dispuestos a terminar algo, y también nos pasa con los años. El final de un año representa gente que se ha ido, que no va a volver, también dejamos atrás aquellos que ya no merece la pena conservar a tu lado, lugares a los que no volverás, momentos que recordarás dentro de unos años. Y se quedan ahí, como anécdotas que un día comentaréis en reuniones de trabajo, familiares… O quien sabe, quizá tengas suerte de compartir esos momentos con los de siempre, con los que han formado esas anécdotas contigo.

En vez de hablar de lo pasado, de todo lo ocurrido el año anterior… Nos prometemos dudosamente tanto a nosotros, como a los demás, cosas que no vamos a cumplir. Somos como niños pequeños prometiendo en sus cartas a los Reyes Magos lo buenos que han sido ese año, y pidiendo más para el próximo. Y ni si quiera es cierto, seguimos fallando en las mismas cosas y pensamos que por decir una noche que todo va a cambiar, va a ser así. Estamos equivocados, hay que aprender a vivir señores, dejarse de propósitos y conseguir las cosas a propósito. El Imperio Romano no se construyó por un propósito, se hizo a propósito. El hombre no pisó la luna a causa de un simple propósito, lo hizo a propósito. Y un sin fin de “a propósitos” más…

Por eso es triste, el día 31 de diciembre es un día triste, que convertimos en noche de copas y propósitos. Propósitos que acabarán en el suelo el día 1 como las copas de aquellos bares donde los juraste.

6206de127da296ec2e2da7fbb96500cc

Ah, y feliz 2015.

La chica de septiembre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s